ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 30€

×

ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 30€

×

Cuidados del cabello tras el verano.

por

Tras meses de altas temperaturas, baños con cloro y agua del mar, aire de poniente y sol abrasador; nuestro cabello pide a gritos humectación, hidratación.

Puede que no hayas cuidado el cabello durante estos meses, o puede que a pesar de haberlo hecho tu hebra sea sensible y necesite un extra de mimos.

Llega el momento de reestablecer la hidratación perdida y hacer que tu melena luzca como si el tiempo no hubiese pasado por ella.

¿Cómo podemos recuperar el cabello tras el verano?

Nuestro cabello ha perdido hidratación y vamos a necesitar una par de rutinas para devolverle ese aspecto sano y brillante que tenía.

Vamos a dividir el tratamiento en tres lavados, obviamente no tienen que ser el mismo día, adáptalo a tu rutina, pero si es importante que sea en lavados consecutivos. De esta forma, en poco tiempo, aportaremos al cabello las vitaminas y minerales que ha perdido.

Lavado número uno.

En este lavado vamos a centrarnos en eliminar aquellas impurezas que tenga nuestro cabello, vamos a dejar la hebra limpia y receptiva para los posteriores tratamientos.

Para ello vamos a utilizar arcilla Ghassoul, ¿has oído hablar de ella?

Se trata de una arcilla volcánica procedente del Atlas Marroquí y que cuenta con siglos de uso en su país. Desde antaño, las mujeres la usan para lavar su ropa, cuerpo y cabello.

Y es que la arcilla Ghassoul es una arcilla muy adecuada para nuestro cuero cabelludo y cabello ya que limpia en profundidad respetando los aceites naturales de nuestro cabello.

Preparación.

Añadiremos a un recipiente no metálico (es importante no usar herramientas metálicas con las arcillas, ya que las unas oxidan a las otras.) dos o tres cucharadas soperas(de las de madera) de arcilla, y poco a poco, añadiremos agua caliente hasta formar una crema suave pero que no sea liquida, es importante añadir el agua poco a poco, ya que es fácil pasarse con el agua.

Una vez tengamos la crema formada, añadiremos una cucharadita, tamaño café, de vinagre, al ser posible de manzana, es más respetuoso con el cabello.

Esta preparación limpiará nuestro cabello de impurezas y llenará de minerales el cuero cabelludo y la hebra.

No es necesario lavar el cabello para aplicar la mascarilla, pero si lo prefieres puedes hacerlo sin problema, lo que si que es importante es que el cabello esté húmedo y desenredado, nos será luego más fácil retirarla.

Aplicamos la mascarilla desde el cuero cabelludo, pasando por los largos, hasta las puntas. Dejamos actuar 20 minutos tapando la preparación con un gorrito de ducha. Luego simplemente hay que retirar con abundante agua y continuar con tu rutina de lavado.

Lavado número dos.

Una vez la hebra está limpia y receptiva, es momento de aplicar un buen tratamiento hidratante que le haga recuperar todas esas vitaminas perdidas, en este caso nuestro aliado va a ser el fenogreco, podéis leer todas sus propiedades y forma de preparación en esta entrada que hice anteriormente.

Una vez hayamos hidratado el fenogreco, lo aplicaremos por todo nuestro cabello, estando este seco y antes de lavar.

Vamos a coger secciones pequeñas, y vamos a impregnar todos los mechones con él, buscamos que cada mechón quede bien empapado de fenogreco, si das con un mechón que parece que no se moja, insiste hasta que lo haga, ese mechón necesita fenogreco más que ninguno.

Una vez todo el cabello está mojado con el gel, hacemos un buen masaje en todo el cuero cabelludo y tapamos todo con un gorrito de ducha o similar.

Lo dejaremos un mínimo de una hora de actuación, aclararemos y lavaremos como de costumbre.

Lavado número tres.

Nuestro cabello está limpio y ha recibido una buena dosis de hidratación, ahora cerraremos la cutícula para que el cabello mantenga mejor la hidratación y llenarla de brillo.

Para ello vamos a preparar una mascarilla de Amla, como ya os dije, el Amla es un buen fortalecedor y antioxidante capilar, que a su vez, nos cierra la cutícula aportando brillo, suavidad y reduciendo el encrespamiento.

Una vez preparada, lavaremos nuestro cabello con un champú suave, desenredaremos y retiraremos el exceso de humedad.

Aplicamos la mascarilla en todo el cabello, desde el cuero cabelludo hasta las puntas y dejamos reposar, con un gorrito de ducha, entre 20 y 30 minutos, después aclaramos con abundante agua.

Como ves, cada tratamiento se aplica en un momento diferente de la rutina, por lo que si te animas, puedes realizar todos los pasos en un mismo día y hacerte una rutina 100% natural y perfecta para revivir tu cabello.

Cuando la hagas, independientemente de que haya sido en un único lavado, o en tres lavados consecutivos, comprobarás el cambio que realiza tu cabello.

¿Te animas?